jueves, 31 de enero de 2008

That's news

Cosas que solo me pasan a mi

Casualidades, de las pésimas y de las inexplicables.

El 22 de enero escribí sobre las motos y los pelados, con el único hilo conductor de la incoherencia. El 25 se murió la hermana de una amiga mía en un accidente con una moto de alquiler por la negligencia de un pelado, al que casualmente le robé la foto del post del 11 de diciembre.
El 27 de enero llego a mi casa, con la urgencia de bañarme para ir a ver a José González, en la trastienda. Por la ventana de mi baño, veo la toalla colgada de mi vecino, en su baño, persona a la que apenas conozco porque se mudó hace menos de un mes. Y presiento, siento con convencimiento que va a estar en ese recital. Me bajo del taxi en Balcarce al 400 y al primero que veo, charlando en la vereda, es a mi vecino, recién bañado.

Erase una vez el hombre

Se me escapa enero de las manitas, de mis delicadas manos, de mis lastimados dedos, de mis uñas sucias.
Escucho como caen las gotas gordas y se estrellan en el balcón. Avenida Corrientes parece un río de deshielo que se abre paso con la onda verde.
No podía dormir, estuve acostado al lado de Ague y de Benicio encarnado en la panza canguro de la madre, charlamos a oscuras, nos contamos secretos de la infancia, cosas que ya no nos vamos a acordar cuando seamos grandes, o si?
Estoy sucio porque nunca llego al baño y tomo coca light de a grandes tragos.
Miro llover. Ayer vi caer cien milimetros de agua, los rayos hacian cola para desplomarse sobre la tierra, iluminando todo de un bombazo ensordecedor. Llovían baldazos arremolinados con las ráfagas de viento, tenía miedo pero estaba con los ojos bien abiertos.
Mi carpa estaba seca, el jardín era un río que desembocaba embravecido en el mar. La mar no estaba serena.
Hoy amaneció de sol, el pasto estaba contento y las plantas conversaban alegremente. Los sapos estuvieron borrachos de agua toda la noche, revolcandose en cada charquito en orgías sapunas y ranescas con una promiscuidad inusitada. Las hormigas construyeron torres de tierra para asomarse cual periscopio, lo mas alto que pudiesen.
Llueve, me tomo una ducha desnudo en el balcón, en pleno centro, en plena oscuridad citadina, cosas que no pasan en un París ni en un New York. Solo pasa acá, en mi cabeza.
Se me va enero y me pica la cabeza. Se me escapa el mes y me comí decenas de After Eight en algunos días.

martes, 22 de enero de 2008

Si yo tuviese motoneta

Les explico un poco el porque de las cosas, del porque desaparecí de acá y dejé que tantos miles de fieles seguidores me abandonaran cual ovejas un campo pelado.
En primera medida, tengo fobia a los pelados, se me hace que algo esconden, algo se traen entre manos, me dan mala espina, me erizan los pelos en un escalofrio masivo.
Así y todo tengo un amigo pelado y varios que se dirijen inexorablemente hacia la calvicie de Schwanek, un fenómeno de pédida capilar que te deja con el cuerpo de un primate pero con la bocha bien despoblada.
El otro tema que he sufrido tanto en estos días es el cambio de horario, figurese mi amigo que cuando termino de trabajar con las últimas luces, mi mujer ya está casi acostada, pues entre la panza, Benicio loco y su trabajo de yendo y viniendo me llega agotada, de lengua afuera y a mi no me queda otra que bañarme e irme a dormir, o estupidizarme un poco con la tele.
Eso cuando vuelvo a casa, porque en este largo trajín veraniego son pocas las veces que puedo disfrutar de una comida caserita, en casa, tranquilo y con mi mujer. Me he dado cuenta ayer cuando fui por primeravez en meses al supermercado, que ya no como sano y casero, pululo entre asados a muerte y pizzas y repizzas, comidas cuadriplégicas que me hicharon la panza a los niveles vergonzantes que manejo por estos soles de verano.
Aparte, que queres que te diga, ya no se que contarte que no te haya contado, que decir fuerte que no haya ya gritado, que pitos tocar que no haya aun masturbado.
Otro temafundamental que me aqueja es la falta de computador portatil, aquel que me permitiera en aquellas maravillosas épocas de blogológia incandescente, escribir y publicar de donde cuernos hubiera señal de wifi.
Muerta mi compu or varias razones que no veo porque enumerar, mi vida digital se ha visto mermada en un 58% a la sombra.
Y las vacaciones fueron lindas, cortas, escuetas, alargadas por varios cientos de fines de semana en los que trabajo un monton y muero los domingos en largas siestas, con montones de amigos que nos visitan a comer no tan buenos asados como antes, pero unos sandwiches de paty que son el hazme gozar de cientos de señoritas que pasean sus bikinis por la pileta.
También fue mi cumple. Ahora tengo treinta y tres y siento el peso de la responsabilidad. Tengo un hijo en camino y no se que decirle cuando me pregunte porque el mundo es así. Benicio querido mío, somos egoístas.
Tengo unas buenas colecciones de fotos para colgar en los proximos días, sobre mi cumple y sobre lo que vamos haciendo Aguedita y yo todos los días. Habrá tambien más señor Collins en los proximos días, para aquellos que se fanatizaron y piden a grito pelado (basta de pelados) que vuelva Collins, señor.
También quería explicar un poco el porque de un Gorila cantando Phil Collins in the air at night... pero me lo guardo.
So long.

lunes, 7 de enero de 2008

Actividades de verano

Cuando mi mujer se despierta de una siesta y me encuentra así, tiene todo el derecho de asustarse.

Lo que no sabe, es que yo estoy limpiando la superficie de la pileta creando diferencias de niveles entre la piscina y el skimmer, valiéndome solamente de una ojota talle 43 y mis conocimientos de niño pileta, claro.

video

jueves, 3 de enero de 2008

Fuiste 07


Con este hilo de voz ronca y cagada a palos, te relato los cálidos momentos aquellos en que despedimos con jolgorio y algarabía perdurable aquel año 2007.

En Colonia nos bañamos en el río color marrón, el agua se prestó para el nado y la navegación.
Salimos en familia a comer unos bocados y ahogar el calor en Cervezas Pilsen, por las callecitas antiguas, los arboles altos y de sombra compasiva.
Nos trajo el barco de regreso, asados, fritos y colorados, el sol pica, muerde y achicharra los sentidos.
El 31 mezclamos los ingredientes para una noche nadando en champagne. Los petardos nos duraron hasta bien estrado el primer día del año. Muchos amigos dijeron presente y la fecha ya se va consolidando en el calendario.
Ayer me reincorporé a duras penas a una rutina, lo único malo (para la rutina) es que mi oficina tiene pileta y me dejan invitar amigos a disfrutar cervezas y conversaciones.

Y Aguedita está bien, tiene una panza grande, está contenta pero a veces incómoda (para dormir).
El individuo esta creciendo... ajustando la cuenta regresiva en 100.
Yo soy un think - tank de nombres: estoy gordo y todos los días me pregunto como te vas a llamar.